sábado, 9 de noviembre de 2013

Dos casos de reencarnación con huellas digitales iguales

Revista Espírita Ampla Visão, noviembre de 1999

La reencarnación y la dactiloscopia
Imagen tomada de la Web: http://http://claramonteasociados.com/blog_detectives_privados_barcelona/

                                                                                                  Reportaje del Dr. Carlos Bernardo Loureiro

“Dice la Ciencia: no hay una huella digital igual a otra. ¿Será? ¿Cuándo un caso de esos es descubierto puede ser indicativo de un caso de reencarnación?”.

El 27 de mayo de 1935, la “Gaceta de Recife” publicó un reportaje impresionante según el cual un espírita estudioso consiguió obtener dos huellas digitales idénticas. Se sabe que es un principio fundamental en dactiloscopia que no existen dos impresiones papilares idénticas, principio que, en este caso, no fue derogado, puesto que no se trata de las huellas de dos personas vivas, sino de dos personas que vivieron en épocas diferentes.

El coleccionador de huellas digitales es el Sr. João Apolinário dos Santos, técnico en dactiloscopia. El Sr. Apolinário llevaba la impresión del pulgar derecho de cada persona, por tener un diseño básico y, cuando era posible, registraba las diez huellas, dada la posibilidad de que surgiera alguien a quien le faltase un dedo.

Informa la “Gaceta de Recife” que, cierto día, João Apolinário, habiendo visitado a un amigo, el Sr. Manoel do Nascimento, le pidió su consentimiento para realizar investigaciones dactiloscópicas con sus hijos y nietos. Entre los niños, figuraba el pequeño José Odon, conocido en la familia por Pipio. El Sr. Apolinário comenzó a confrontar las huellas de los niños con la de personas fallecidas. Fue entonces que descubrió la perfecta igualdad entre los diseños digitales del pequeño Pipio y los de un viejo amigo de la familia del niño, Pedro Guedes de Oliveira, muerto hacia cerca de 10 años, en edad avanzada. Aquella extraordinaria constatación evidenciaba, a ojos vistas, un proceso palingenésico, teniéndose en cuenta las relaciones de amistad sincera entre el ‘fallecido’ y la familia Nascimento. Satisfecho con su importante descubrimiento, al día siguiente, el Sr. Apolinário, fue hasta la residencia del Sr. Manuel do Nascimento a comunicarle lo que le sucediera, dejando en poder de la familia dos fichas dactiloscópicas, para que todos pudiesen verificar su igualdad absoluta.

La “Gaceta de Recife” llevo el caso a conocimiento del Instituto de Identificación de Pernambuco, que designo al técnico en dactiloscopia Estanislau Pereira de Souza, quien emitió, después de esmerado exámenes, el siguiente parecer:

‘No hay dudas. Estoy ante un hecho inédito. Hace años que examino fichas, con la creencia de que una igualdad jamás será verificada. Son perfectamente iguales los dos diseños, a pesar de los tamaños. Ambos se caracterizan por un verticilo espiralóide, con los mismos dedos, que también se distancian por igual número de líneas papilares.

A propósito, según la ciencia, 12 puntos bastarían para probar la igualdad de dos huellas. No obstante, en el caso tratado, todos los puntos son perfectamente iguales’.

El periódico “Mundo Espírita”, que entonces se editaba en Rio de Janeiro,  se refirió en forma extensa de ese sugestivo caso de reencarnación, en su número 164, del 17 de junio de 1935.

 Tomado de la obra: Investigación científica de la reencarnación y otros fenómenos – Dr. Fiorini


Traducción: Oscar Cervantes Velásquez
Centro de Estudios Espíritas Francisco de Asís
Santa Marta – Colombia
Noviembre de 2013

 

No hay comentarios:

Reflexiones en torno de la eterna búsqueda de la felicidad.

Por: Oscar Cervantes Velásquez Centro de Estudios Espíritas Francisco de Asís Santa Marta - Colombia El hombre moderno, considerad...