La Revista Espírita

LA "REVISTA ESPIRÍTA"



Pregunta. Tengo la intención de publicar un periódico espiritista; ¿pensáis que llegaré a realizarlo? ¿Qué me aconsejáis? La persona a quien me he dirigido, Mr. Tiedeman, no parece estar decidida a prestar su concurso pecuniario.

Respuesta. Sí, conseguirás lo que te propones siendo perseverante. La idea es buena y de óptimos resultados.

Pregunta. Temo que otros me aventajen.

Respuesta. Haz porque salga pronto.

Pregunta. No solicito ya ventajas, pero el tiempo me falta. Desempeño dos empleos que me son necesarios; bien lo sabéis, y quisiera poder renunciarlos a fin de consagrarme por entero a la causa, sin ninguna otra preocupación.

Respuesta, No importa que no los renuncies por el momento; hay tiempo para todo, muévete y a todo llegarás.

Pregunta. ¿Debo hacerlo sin el concurso de Mr. Tiedeman?

Respuesta. Hazlo con o sin su concurso; no te inquietes por él; puedes muy bien prescindir de su apoyo.

Pregunta. Tenía la intención de publicar un primer número como ensayo, tanto para adquirir la propiedad como para formar idea del recibimiento, reservándome continuar o no su publicación, según me pareciese. ¿Qué pensáis?

Respuesta. La idea es buena, pero un primer número no basta, con tanto mayor motivo cuanto que es, más que útil, necesario para preparar el camino al resto de tu empresa. Debe salir bueno de interés, de manera que sirva para sentar las bases de una existencia duradera. Si lo haces defectuoso, nada esperes de él porque la primera impresión es la que ha de decidir de su porvenir. Que satisfaga la curiosidad de todos desde el primer número, abarcando por igual lo serio y lo ameno: lo serio para que atraiga a los hombres de ciencia, lo ameno para que recree al vulgo. Esta parte es esencial, pero la otra es la más importante, porque sin ella no tendría el periódico fundamento sólido. En una palabra, evita la monotonía con la variedad, reúne a la instrucción sólida el interés siempre creciente, y tendrás un auxiliar poderoso para tus trabajos ulteriores.

Nota - Me apresuré a poner en orden el primer número y lo di al público el primero de febrero de 1857, sin comunicárselo a nadie. No contaba con un solo suscriptor ni solicité de nadie fondos. Lo hice por completo a mi cuenta y riesgo, y por cierto que no tuve ocasión de arrepentirme. A partir del primero de enero los números se sucedieron sin interrupción, y, como lo había previsto el Espíritu, el periódico fue para mí un poderoso auxiliar. Más tarde reconocí que gané mucho con no solicitar fondos de nadie, porque de este modo era absolutamente libre; por el contrario, si un extraño cualquiera hubiera tenido participación en la empresa, posible es que hubiera intentado imponerme sus ideas y su voluntad, y entorpecer de este modo mi marcha. Solo, no tuve que rendir cuentas a nadie ni siquiera de lo espinoso de mi empeño.

No hay comentarios:

Consecuencias de la utilización de los métodos anticonceptivos

¿Cuáles son las posibles consecuencias espirituales del uso de los diferentes métodos anticonceptivos? Los estudiosos espíritas, encarnado...