sábado, 9 de noviembre de 2013

La marihuana no es inofensiva, como siempre se ha pregonado

Imagen tomada de la web http://http://agencian22.blogspot.com

En julio del año pasado analizamos en el editorial de la edición 218 de esta revista el tema descriminalización del consumo de marihuana en el Brasil, ocasión en la que publicamos la Carta de principios firmada en Belo Horizonte-MG por los médicos espíritas que participaron del VIII Congreso de la Asociación Médico-Espírita del Brasil, conocido también por la sigla Mednesp 2011. He aquí el link que para que el lector pueda acceder al mencionado editorial - http://www.oconsolador.com.br/ano5/218/editorial.html

Treinta años atrás, en el libro En las Fronteras de la Locura, psicografiado por Divaldo Franco y publicado en 1982, su autor, Manuel Philomeno de Miranda, nos dio a conocer como los mentores espirituales evalúan el efecto de la marihuana y otras drogas. 

Conforme es relatado en el cap. 11 del citado libro, D. Ruth – la abuela desencarnada del joven Fábio – no entendía por qué, habiendo intentado comunicarse psíquicamente con el muchacho, su intento fuera infructífero. El Dr. Bezerra de Menezes le explicó por qué sucedió eso. 

Sin embargo, veamos primeramente lo que el conocido médico dice respecto al asunto: "Las drogas liberan componentes tóxicos que impregnan los delicadas engranajes del periespíritu, maltratado por largo tiempo. Muchas veces, ese modelador de las formas imprime en las futuras organizaciones biológicas lesiones y mutilaciones que son el resultado de los tóxicos en que se enlodó en existencias pasadas". 

En secuencia, el Dr. Bezerra explicó que la dependencia generada por las drogas desarticula el discernimiento e interrumpe los comandos del centro de la voluntad, tornando a sus usuarios en verdaderos harapos humanos, que abdican a todo por una dosis, hasta la consumación total, que prosigue, no obtante, después de la muerte. "Además de facilitar obsesiones crueles – agregó el Mentor –, alcanzan los mecanismos de la memoria, bloqueando sus archivos y se inmiscuyen en las sinapsis cerebrales, respondiendo por daños irreparables. A su vez, el Espíritu registra sus emanaciones, a través de la organización periespiritual, enloqueciéndose bajo su acción corrosiva". 

Fabio, el nieto de la hermana Ruth, después de pasar por la experiencia del uso de la marihuana, experimentaba con anfetaminas peligrosas, que le produjo, inicialmente, estímulo y, después, entorpecimiento. "E ahí porque no sintonizo con la interferencia psíquica de la hermana Ruth".
Recordemos la lección relatada al leer el reportaje realizado por Adriana Dias Lopes sobre la marihuana, destacada en la edición del 31 de octubre de este año en la revista VEJA, que dedico al asunto las págs. 92 a 100, bajo el título “La marihuana hace mal, sí”.

El reportaje, basado en números impresionantes y declaraciones de científicos y especialistas en la materia, pulverizo el conocido y antiguo argumento de los defensores del uso de la marihuana, según el cual la droga seria menos perjudicial que el tabaco.

La marihuana – informa el aludido reportaje – interfiere en las sinapsis, llegando a comprometer las funciones cerebrales, tal como el Dr. Bezerra de Menezes dijera 30 años atrás.
Conforme al reportaje publicado por VEJA, se encontraron científicamente comprobados, en lo concerniente al consumo de la marihuana, los siguientes efectos:

– sus usuarios tienen dos veces más riesgo de sufrir de depresión;
– tienen también dos veces más riesgo de desarrollar disturbio bipolar;
– en ellos es 3,5 veces mayor la incidencia de esquizofrenia;
– el riesgo de trastornos de ansiedad es cinco veces mayor;
– 60% de los usuarios tienen dificultades con la memoria reciente;
– 40% tiene dificultades de leer un texto largo;
– 40% no consiguen planear actividades de manera eficiente y rápida;
– tienen ocho puntos menos en las pruebas de Coeficiente Intelectual, QI;
– 35% ocupan cargos por debajo de su capacidad.

Las conclusiones del reportaje tienen para nosotros, espíritas, un doble significado. 

Primero, porque confirman que en muchos casos, como este específicamente, los benefactores espirituales se han anticipado a las revelaciones científicas, lo que demuestra la seriedad de las obras mediúmnicas psicografiadas por médiums idóneos. 

Segundo, porque comprueban la exactitud del entendimiento adoptado por los médicos espíritas en la Carta de principios firmada el día 25 de junio de 2011 en la capital mineira.


Tomado de la Web: http://www.oconsolador.com.br/ano6/287/editorial.html
Traducción: Oscar Cervantes Velásquez
Centro de Estudios Espíritas Francisco de Asís
Santa Marta - Colombia
Noviembre de 2013

No hay comentarios:

Reflexiones en torno de la eterna búsqueda de la felicidad.

Por: Oscar Cervantes Velásquez Centro de Estudios Espíritas Francisco de Asís Santa Marta - Colombia El hombre moderno, considerad...