jueves, 19 de septiembre de 2013

Sobre el Pase Virtual

Creemos que la propuesta del Pase Virtual haya sido hecha con los mejores propósitos por los hermanos y hermanas del
Instituto André Luiz.
 


Está siendo dirigido por internet una web donde las personas pueden recibir el pase virtual. Este tema va a generar muchas discusiones, aceptaciones, negaciones y controversias. A principio dejamos claro que nuestra opinión es de ayuda. Entendemos que el Espiritismo trae en sí incontables posibilidades de contactos con la espiritualidad y que, a través de ellas, podemos fortalecer nuestros ideales de promover un tiempo mejor para nosotros y para la sociedad como un todo. Como Consolador prometido por Jesús, a buen seguro trae él para la humanidad una gama infinita de ayuda y esclarecimientos para la perfecta adecuación del hombre a la Leyes Divinas. Soy, particularmente, adepto a cosas nuevas. Soy partidario de la evolución de los recursos tanto técnico, científico, filosófico, religioso como electrónicos y virtuales. Así fue que entré en la web del pase virtual instituido por el Instituto André Luiz. (1) Me permití leer todo el contenido explicativo de sus idealizadores. Después me coloqué a la disposición de las páginas confortadoras que ilustran el pase virtual de aquella organización. Sí, es confortante. Hace pensar e inducir a una reflexión. La iniciativa tiene este gran mérito. Como se lee en la web: “si la persona usa internet para fines sexuales, si busca salas de encuentros, si visita páginas eróticas o pornográficas, obviamente internet para ella será un rincón de la más baja sensualidad y no lugar donde es posible recibir energía santificada”. Ciertamente que internet ofrece todo tipo opciones para sus visitadores. Siendo así, webs que conduzcan a la paz, a la búsqueda de sí mismo, que diferencie de todas las aberraciones arriba citadas, son excelentes para todos.

En el mural de recados de aquel instituto, leemos decenas de opiniones de personas que utilizaron o utilizan los recursos del pase virtual, tales como: “Hice el pase virtual y creo que todo ya está resolviéndose en mi vida... Gracias por todo, oh mi Dios... Quita de mí, por favor, esa idea de suicídio... Muchas gracias”.

Otro que nos dejó pensativo: “Pedí al Señor que me guiara el día de hoy y entré en la página ya puesta en mis favoritos sin querer, fue la mano del padre con certeza. Tendré una tarde difícil (divorcio), iré con la protección del padre y con mucha fe. Que la paz esté con ustedes. Amén”.

No se puede evaluar el tamaño y el peso del dolor ajeno

Notamos que las opiniones arriba son de personas viviendo extremas crisis existenciales y necesitando de ayuda espiritual. Por eso afirmamos la validez de la web. Claro, tenemos que ayudar a todos los que nos buscan. Nadie puede evaluar la gama de dificultades que hoy atraviesan el vivir humano, sabiéndose aunque cada cual posee su cuota de resistencia y, por lo tanto, no se puede evaluar el tamaño y el peso del dolor ajeno. Es bueno cuando podemos contar con ayudas de este tipo y que nos confortan.

Leí con atención otro recado de aquel mural: “Recibí el pase por segunda vez. Tengo fe que seré liberada de esta depresión. Gracias, Señor, continúa iluminando mi vida y de mi familia, en especial Pedro Henrique, te amo, Señor...” Aquí vemos una persona careciendo mucho de la terapéutica tanto médica como las ejercidas en los centros espíritas. Fue entonces que me surgió la pregunta: - ¿Será que solamente a través de los recursos de aquella web nuestra hermana arriba conseguirá salir de la depresión, en la cual se dice envuelta?

Martins Peralva en el libro “Estudiando la Mediumnidad”, en el capítulo 2, coloca que: “El pase a distancia es una alternativa que en condiciones ideales puede presentar resultados casi tan satisfactorios como los que se obtienen cuando el paciente y pasista se encuentran físicamente en el mismo ambiente. Ya que esas condiciones ideales difícilmente se verifican, sus resultados, en la mayoría de las veces, son poco satisfactorios”.

Partiendo de la anotación del notable Martins Peralva es que nos ponemos a pensar sobre la validez del pase virtual como terapéutica. Conversé con detenimiento con una médium de cura aquí de Juiz de Fora, D. Maria Geny Barbosa, de 83 años de edad, sesenta de ellos dedicados a la mediumnidad. Aquella señora atiende a centenares de personas semanalmente con resultados extraordinarios al punto de su trabajo haber sido motivo de tesis de doctorado de un estudioso del asunto.

El D. Geny nos dije tranquilamente y después de instantes de reflexión: “Sí, mi hijo, este trabajo es muy confortador, pero, como terapia que pueda llevar a alguien a la cura, deja que desear. La persona necesita estar presente junto al médium para que los fluidos combinados y dirigidos por la voluntad del médium y del espíritu que lo asiste puedan de hecho ayudar la persona en la solución de sus males”.

¿El pase a distancia necesita de la acción de los médiums?

Probablemente nuestra hermana nunca leyó el libro de Martins Peralva y dijo la misma cosa que nuestro compañero que vivió en Belo Horizonte. Estos enfrentamientos de ideas y opiniones nos capacitan a un análisis inserto de cualquier obstrucción de negación o sarcasmo. Estamos sólo analizando. Nos Gustaría mucho entender y concluir que el pase virtual realmente calma y cura, pero los especialistas, aquellos que trabajan más directamente con los fluidos, no nos dejan así tan seguros como una aceptación plena.

El Dr. Cristóvão Panconi, médico de familia, es antiguo luchador en centros espíritas, habiendo en ellos ejercido cargos de directoria. El médico arriba es hoy responsable por una unidad de salud de aquí de Juiz de Fora. Lo busqué para conversar sobre el tema. Él fue enfático al sugerir: “Por qué no coger los pedidos vía Internet y hacer una irradiación a distancia. La agrupación de médiums puede facilitar la acción de los espíritus conductores de los fluidos”. Veamos que no estamos contestando nada, sólo buscando opiniones de personas que luchan en el área de la salud física y espiritual. Más adelante el médico aún puso algo que al principio parece exagerado, pero que, si es bien pensado, puede hasta ocurrir: “¿Será que, dentro de poco, no van a inventar robots domésticos para la aplicación del pase?

Conversé también con el Dr. Ricardo Baesso, médico ortopédico y conocido orador espírita de esta ciudad y región y fundador del Instituto de Difusión Espírita de Juiz de Fora. Él nos dijo: “El pase a distancia es lo que siempre llamamos Irradiación, cuya base doctrinaria se encuentra en Kardec. No me acuerdo el mes/año, pero en cierto pasaje de la Revista Espírita Kardec recibe una orientación firmada por San Luís para que un grupo de personas se reunieran diariamente en un horario predefinido y oraran por una joven hospitalizada. La consulta al Espíritu fue hecha por un pariente de la joven que pedía ayuda a los buenos espíritus. Eso es lo que nosotros llamamos Irradiación o pase a distancia”.

Como vemos, las opiniones se cruzan, haciéndose unánimes. El pase a distancia necesita de la acción de los médiums en conjunto con la espiritualidad. Es preciso mucho cuidado para no ofrecer panaceas a nuestros hermanos que están sufriendo. No quiero decir que el pase virtual sea panacea, sólo no encontré por aquí alguien de juicio que validase vehementemente tal procedimiento.

Es precisa una discusión fraternal sobre el tema

El asunto genera discusiones y sus idealizadores deben estar preparados para ellas. En la web está escrito que “ironías, mofas y amenazas cayeron sobre nosotros como rayos demoledores”. Dicen aún: “Pero si no esperábamos una respuesta tan grande y tan positiva por parte de los internautas, tampoco esperábamos la furia de algunos espíritas ortodoxos, que más parecen oriundos de las falanges tenebrosas de Gregório que del seno de una sociedad dicha civilizada”. Sinceramente hallé el tono muy agresivo. Hallé el ataque como proceso de defensa. No da para allí percibir si nuestros hermanos de hecho quieren una discusión abierta sobre el asunto o se están imponiendo su trabajo como absolutamente cierto, dentro de sus convicciones. Esto no es bueno. Quiero utilizar el pase virtual, pero quiero que representantes legales opinen sobre él en una gran mesa de discusiones. Así Jesús nos orientó cuando dijo:  “Si tu hermano pecara, ve y lo corriges a solas. Si él oyera, ganaste a tu hermano. Si no oyera, sin embargo, coge contigo más una o dos personas, para que toda cuestión sea decidida por la palabra de dos o tres testigos”. (Citado en Mateo, cap. 15 – Vv. 15 y 16.)

Concluimos así que nuestros hermanos idealizadores de la ayuda a  distancia deben estar listos para una discusión fraterna sobre el tema, por sí sólo muy polémica y de esto, con seguridad, ellos tienen conocimiento.

Kardec en La Génesis, cap. 14, ítem 32, y citado en la web, dice que “El fluido espiritual, combinado con el fluido humano, da a este las cualidades que le faltan”.  Nuestros hermanos comentan sobre la imposibilidad de locomoción de personas para ir a los centros espíritas, o por vivir en el exterior, donde no existen centros para tratamiento con pases, o además ni todas las ciudades los poseen y que en las grandes capitales tal vez no los encuentre en todos los barrios. En efecto, todo esto es verdad y de ahí que volvemos a la hipótesis ofrecida por el Dr. Cristóvão Panconi cuando habló sobre las irradiaciones hechas a través de médiums y Espíritus desencarnados alrededor a una mesa, a la luz de la oración y de la voluntad sincera de ayudar.

Toda acción positiva genera bienestar y puede hasta curar

Hay aún un comentario jocoso e infeliz, en nuestra opinión, en aquella web, refiriéndose a una médium pasista indignada que, según consta, habría dicho: “El pueblo ya es naturalmente perezoso, ahora con el pase virtual es que la cosa va a andar peor”. Eso fue catalogado como posible juego, afirmando sean palabras con preconceptos. Creo que el asunto es por demás grandioso para ser tratado de esta forma. Aún dicen, contrariando la posibilidad de una discusión abierta, que: “Y si alguien osa algo nuevo en este medio, que contraría lo que piensan o que huye a la futilidad o a la vulgaridad que observan en ella, la contienda está formada”. Admiten aún que las personas “no ven como sublime vehículo de intercambio, conocimiento, amistad y unión entre pueblos y razas, pero sí como estúpido parque de diversiones donde bobos y mal intencionados se divierten”. El nivel, de hecho está mucho en aquellos que nos predica la fraternidad cristiana, necesitando, así, de una reformulación en sus contenidos.

Nuestro hermano Luiz Carlos M. Gurgel, en el libro “El Pase Espírita”, edición de la FEB de 2006, dice con absoluta propiedad: “El pase es una donación, y sólo puede dar lo que se posee; por lo tanto, es fundamental que el pasista goce de buena salud, tanto del cuerpo físico como de la mente. Verificado cualquier desequilibrio orgánico o psíquico, el servicio del pase debe ser interrumpido de inmediato, principalmente cuando se trate de un proceso obsesivo de cualquier naturaleza, ocasión en que el pasista debe pasar a la condición de paciente”.

Es preciso serenar los ánimos para hablar con acierto sobre tan proficuo proceso de cura, normalmente cuando estamos adentrando un nuevo tiempo donde, ciertamente, los pases serán cada vez más difundidos y utilizados por la medicina convencional como ya vemos a través del trabajo desarrollado por el Dr. Sérgio Felipe de Oliveira, idealizador de la Uniespírito, en São Paulo, entre otros. Las universidades gradualmente adhieren a los estudios psíquicos y a los procesos mediúmnicos y sus posibilidades.

Nuestras observaciones sirven sólo como una consistencia en la encendida discusión. Creo que muchos dirán sí y otros tantos habrán de contraponerse a tal iniciativa. Es muy natural. Y no debemos atenernos sólo a comentarios de personas que no poseen un conocimiento más profundo del asunto. Claro que toda acción positiva genera un bienestar y puede hasta curar personas. Lo que no se debe predicar es que determinada acción aislada puede sustituir los trabajos milenarios del pase, que fue hasta incluso utilizado por Jesús cuando imponía sus manos.

Es preciso recibir las críticas con atención 

En el libro “Camino, Verdad y Vida”, Emmanuel en el cap. 153 nos dice que “los pases, como transfusiones de fuerzas psíquicas, en que preciosas energías espirituales fluyen de los mensajeros de Cristo para los donantes y beneficiarios, representan la continuidad del esfuerzo del Maestro para atenuar los sufrimientos del mundo”. Queda claro que las presencias de los donantes y beneficiarios son decisivas en el proceso de ayuda terapéutica. Vuelvo a recordar a D. Geny cuando dijo que como bienestar es válido, como terapéutica, con todo, puede no atender. Así, nuestros hermanos idealistas deberían recibir las críticas con atención.

Hay un testimonio en el Mural de Recados de la web que prácticamente dice la misma cosa. Veamos lo que escribió nuestra hermana que utilizó el recurso del pase virtual: “¡Esa web fue indicada por un gran amigo! Al acceder al pase virtual me sentí muy confortada y aliviada, agradezco mucho por la bendición recibida, DIOS continúa bendiciéndonos a todos nosotros siempre” Sí, con seguridad, todo bienestar trae alivio. Sabemos que el alivio es una disminución de peso o carga, de la fatiga, ansiedad, promoviendo un descanso, un reposo y un descanso de los procesos que traen malestares tanto físicos como psíquicos. Esto es bueno, pero no es todo, no conduce. Sabemos que normalmente los pases son suministrados en salas previamente preparadas, higienizadas, donde estacionan el silencio y el recogimiento, salvo en las visitas a domicilios y hospitales en absolutos regímenes de excepción.

¿Será que al conectar el ordenador, entremos en una red virtual tan contaminada, quien sabe pasando antes por los informativos, etc., etc., conseguiremos aún la predisposición necesaria para recibir las energías sublimes que vienen de lo más alto? Es sólo una pregunta que hago y no una crítica.

Hay cosas que necesitan ser esclarecidas y hoy el movimiento espírita cuenta con incontables estudiosos, no siempre ortodoxos, que desean sinceramente contribuir para que toda iniciativa sea de hecho venturosa y alcance los objetivos propuestos, como creemos sean los mejores objetivos que estacionan en las conciencias de nuestros hermanos y hermanas del Instituto André Luiz.

(1)
Para visitar la sala de pase virtual clique en:
http://www.institutoandreluiz.org/passe_virtual.html



No hay comentarios:

Reflexiones en torno de la eterna búsqueda de la felicidad.

Por: Oscar Cervantes Velásquez Centro de Estudios Espíritas Francisco de Asís Santa Marta - Colombia El hombre moderno, considerad...