viernes, 9 de agosto de 2013

Los Poderes de la Oración

En el Evangelio de Jesús, encontramos los ejemplos de su dedicación a la oración, así como las lecciones que dignifican ese acto.
 
Por el Espiritismo sabemos que podemos orar a Dios, a Jesús o a los Espíritus, para glorificar, pedir algo o agradecer dádivas recibidas. Podemos orar en beneficio de nosotros mismos o de nuestros semejantes, amigos o enemigos, encarnados o desencarnados. Por la oración, podemos descubrir nuestras imperfecciones y rogar amparo para nuestras necesidades y nuestro progreso material y espiritual.
 
El fluido universal, al formar una corriente energética, sirve de medio de transmisión del pensamiento y de la voluntad, derivados de una oración. Las oraciones dirigidas a Dios, también las escuchan los Espíritus encargados de la Voluntad Divina. Así, ellos pueden ayudarnos, influenciar y responder a nuestros pedidos.
 
El poder de la oración, está en los pensamientos y en los sentimientos (de fe, confianza, fervor y sinceridad) del ser que ora y no en actos exteriores.
 
Las consecuencias naturales de nuestros sentimientos, pensamientos y actos nefastos, no son evitadas con una simple oración de arrepentimiento. Los sufrimientos, las expiaciones y las pruebas, son necesarias para adquirir experiencia y progreso. El reequilibrio final, sólo lo conseguimos con nuevas actitudes en las sendas del amor, del bien y de las virtudes.
 
Pero orando, cuando nos equivocamos, obtenemos de inmediato, de Dios y de los buenos Espíritus que escuchan nuestros ruegos, coraje, paciencia, resignación, fuerza moral, recursos saludables y la inspiración de ideas y nociones nobles que nos llevan a vencer las dificultades y nos dan el derecho y los méritos para volver a la salud, a la felicidad y al bienestar.  
 
NUEVAS REVELACIONES SOBRE LA ORACIÓN
 
Algunos Espíritus, a través de diferentes médiums, nos han revelado importantes informaciones complementarias sobre la oración.
 
SIEMPRE HAY RESPUESTA A LAS ORACIONES: “No hay oración sin respuesta y la oración, hija del amor, no es sólo súplica, es comunión entre el Creador y la persona, constituyendo así, el más poderoso influjo magnético que conocemos”. (“Los Mensajeros”, André Luiz, F. C. Xavier, FEB, 24ª edición, pág. 136).
 
LA ORACIÓN TRANSMITE LAS IMÁGENES DEL DESEO Y DEL PENSAMIENTO: “La oración impulsa las energías más recónditas del corazón, liberándolas con las imágenes de nuestro deseo, por intermedio de la fuerza viva y modeladora del pensamiento, imágenes esas que, ascendiendo a las Esferas Superiores, se ponen en contacto con las inteligencias visibles o invisibles que nos rodean, a través de las cuales comúnmente recibimos las respuestas del Plano Divino, porque el Padre todo bondadoso se manifiesta igualmente por medio de los hijos que se convierten en buenos” (Emmanuel, F. C. Xavier, "Pensamiento y Vida", FEB, 9ª edición, pág. 121).
 
LA ORACIÓN MOVILIZA EJÉRCITOS DE TRABAJADORES DEL PADRE: “La oración, elevando el nivel mental del ser confiado y creyente en el Divino Poder, favorece el intercambio entre las dos esferas y facilita nuestra tarea de ayuda fraternal. Inmensos ejércitos de trabajadores desencarnados, se mueven en todas partes, en nombre de nuestro Padre” (André Luiz, F. C. Xavier, FEB, 22ª edición, pág. 333).
 
LAS ORACIONES SON TRATADAS POR ESPÍRITUS DESIGNADOS PARA ESE FIN: “Debéis saber que aquí hay designados para la oración, guardas cuyo deber es analizar y escoger las ofrecidas por los habitantes de la Tierra , separarlas en clases y grupos, y pasarlas para ser examinadas por otros y atendidas de acuerdo a su merecimiento y fuerza. (...) hay también oraciones que se nos presentan bajo tan profundo aspecto, que quedan fuera del alcance de nuestros estudios y conocimientos. Estas, nosotros las pasamos para los de graduación más elevada, para que las traten, en vista de su mayor saber” (Owen, Rev. G. Vale, “La Vida Más Allá del Velo”, FEB, 5ª edición, pág. 179).
 
“Peticiones semejantes a esta, se elevan a Planos Superiores y allí son acogidas por los emisarios de la Virgen de Nazareth, a fin de ser examinadas y atendidas conforme al criterio de la verdadera sabiduría” (André Luiz, F. C. Xavier, “Acción y Reacción”, FEB, 14ª edición, pág. 158).
 
PARA DEFINIR LOS SOCORROS NECESARIOS, SON CONSIDERADOS LOS DISTINTOS TIPOS DE ORACIÓN: “Nuestra especialidad es examinar las oraciones de los seres humanos, acudiendo a las Casas de Oración o a cualquier otro lugar donde haya un Espíritu que pide y sufre. Entonces, los ruegos de cada uno, son anotados y examinados por nosotros, procurando establecer la naturaleza de la oración, sus méritos e imperfecciones y su elevación o inferioridad, para poder determinar los socorros necesarios. Hasta las oraciones de los niños son tomadas en cuenta: cualquier pedido, cualquier súplica, tiene su atención particular. Hay oraciones sublimes, que se elevan de la Tierra hasta nosotros, tan puras, que atraviesan nuestras regiones como rayos de luz, buscando esferas más altas y aún elevadas que la nuestra. Existen igualmente, las imprecaciones más negras y dolorosas. Sin embargo, todas merecen nuestro particular cariño y cuidadosa atención” (María J. De Dios, F. C. Xavier, “Cartas de una Muerta”, LAKE, 10ª edición, pág. 109).
 
LA ORACIÓN AYUDA EN LA CURA , RENOVACIÓN E ILUMINACIÓN: (...) Los rayos divinos, enviados por la oración santificadora, se convierten en avanzados factores de cooperación eficiente y definitiva en la cura del cuerpo, en la renovación del alma y en la iluminación de la conciencia” (André Luiz, F. C. Xavier, “Misioneros de la Luz”, pág. 67).
 
LA ORACIÓN ES FACTOR DE INMUNIZACIÓN ESPIRITUAL: “La esposa de Nemesio, mantenía el hábito de la oración. Se inmunizaba espiritualmente por si misma. Rechazaba sin esfuerzo, cualquier tipo de forma-pensamiento envilecido que le fuese lanzado” (André Luiz, F. C. Xavier y Waldo Vieira, “Sexo y Destino”, FEB, 15ª edición, pág. 55).
 
ES INDISPENSABLE LA PRÁCTICA METÓDICA DE LA ORACIÓN EN EL HOGAR: “Cada vez que se ora en un hogar, se ayuda a mejorar el ambiente doméstico. Cada oración del corazón, constituye una emisión electromagnética de relativo poder. Por eso mismo, el estudio familiar del Evangelio, no es sólo un curso de iluminación interior, sino también, un proceso avanzado de defensa exterior, por las claridades espirituales que enciende a su alrededor. El hombre que ora, lleva consigo una coraza inalterable. El hogar que cultiva la oración, se transforma en una fortaleza, ¿comprenden?” (André Luiz, F. C. Xavier, “Los Mensajeros”, FEB, 24ª edición, pág. 197).
 
CONCLUSIONES: Por  las enseñanzas del Espiritismo sobre la oración, podemos tener la seguridad que nuestros ruegos son siempre oídos y atendidos de acuerdo con los méritos.
 
Que cuando pedimos por nuestra mejoría íntima y crecimiento espiritual, un torrente de gracias, consuelos y orientación se derrama sobre nosotros por la aproximación de los Benefactores que dirigen nuestros pasos.
 
Que en los casos de errores por orgullo, egoísmo, vanidad y por falta de amor, caridad y perdón, debemos pedir a Dios fuerzas para no volver a equivocarnos y coraje para la reparación de las faltas, que nos van a garantizar la tranquilidad de conciencia y el fin del remordimiento y los sentimientos de culpa.
 
Que la voluntad, el pensamiento y el sentimiento son todo en la oración.
 
Que los Espíritus vinculados a nosotros por lazos de afinidad, agradecen nuestras oraciones dirigidas a ellos, porque se sienten aún recordados y queridos.
 
Que a la hora de la irritación, la inseguridad, el desequilibrio emocional, el dolor, la desesperación, las pruebas, la depresión, las angustias o la enfermedad, debemos recogernos en silencio y entregarnos a la oración, rogando ayuda a Dios y a Jesús: la ayuda vendrá, despuntará la paciencia, luego la crisis pasará y retornará la normalidad, dando seguridad a las decisiones que nos van a garantizar el bienestar y el equilibrio duradero.
 
Que muchos sufrimientos y problemas morales, físicos y de salud, devienen de faltas cometidas en vidas pasadas y que tenemos que rescatar a través de pruebas necesarias a nuestro progreso personal. Como esas situaciones difíciles son útiles e indispensables para nuestra felicidad futura, no pueden ser apartadas de nuestro pedido a través de la oración. Pero nunca faltará la ayuda espiritual para facilitarnos la superación de estas.
 
Traducción del portugués: Oscar Cervantes Velásquez
Centro de Estudios Espíritas Francisco de Asís
Santa Marta - Colombia
 

No hay comentarios:

Reflexiones en torno de la eterna búsqueda de la felicidad.

Por: Oscar Cervantes Velásquez Centro de Estudios Espíritas Francisco de Asís Santa Marta - Colombia El hombre moderno, considerad...