viernes, 9 de agosto de 2013

El Caso de Reencarnación más Estudiado Recientemente

En la Segunda Guerra Mundial, en misión a lo largo del Pacífico, un piloto de la Marina americana fue abatido por la artillería japonesa. Su nombre podría haber sido olvidado y su memoria no pasaría de una cruz más en el “Memorial de los Héroes de Guerra”, en Washington, si no fuese por los desconcertantes recuerdos de un pequeño llamado James Leininger. Hijo único, James, para la época con apenas 2 años, comenzó a tener pesadillas casi todas las noches y despertar a sus padres con sus gritos, debatiéndose en agonía, gritando frases como: “¡El avión está en llamas!” A partir de entonces, el pequeño James pasó a transmitir informaciones detalladas no solo en sus pesadillas sino también despierto, mientras brincaba y jugaba, en el día a día de la familia. Demostraba un conocimiento sobre aviones que jamás le había sido transmitido, empezó a revelar nombres y sobrenombres, datos geográficos y hasta (como descubrirían más tarde) lo que sería la descripción de un portaaviones de la 2ª Guerra Mundial. ¿Cómo James podría retener tantas informaciones si aún no estaba en edad escolar? ¿Serían recuerdos de situaciones vividas por el pequeño que sus padres desconocían? ¿Serían memorias de una vida pasada? ¿Sería así mismo la reencarnación una hipótesis a ser considerada?


Muy pocas personas — incluyendo aquellos que conocieron el piloto — creen que James es el soldado reencarnado. Sus padres, Andrea y Bruce, naturalmente escépticos, probablemente eran las personas menos susceptibles a creer en tal historia. Pero a lo largo del tiempo, se fueron convenciendo por las evidencias, que su hijo tuvo una vida anterior. Según ellos, James precozmente demostró interés por los aviones (nada sorprendente para un pequeño americano). Pero cuando cumplió los dos años, empezó a tener pesadillas regulares y a recordar gritando, pidiendo ayuda. Andrea dice que la madre de ella fue la primera en sugerir que James estaba recordando una vida pasada.
 
Cierta vez, Andrea le compró un avión de juguete y le mostró al hijo lo que parecía ser una bomba en su parte inferior. Ella dice que James la corrigió, revelándole el nombre técnico del equipo. Fue justamente cuando las pesadillas empeoraron, ocurriendo de tres a cuatro veces por semana y Andrea decidió estudiar el trabajo de la consultora y terapeuta Carol Bowman (autora de “El Amor me trajo de vuelta”), que acredita que los muertos, no es raro, renacen. Con la orientación de Bowman, ellos comenzaron a incentivar a James para compartir sus memorias e inmediatamente las pesadillas comenzaron a tornarse menos frecuentes. James también comenzó a hablar más fácilmente sobre su pasado, lo que, según la autora, es común en los niños hasta los cinco años de edad. “Ellos no tuvieron el condicionamiento cultural o experiencia suficiente en esta vida”, dice ella. 



Con el paso del tiempo, el pequeño reveló detalles sobre la extraordinaria vida de un ex-combatiente — principalmente a la hora de dormir, cuando estaba somnoliento. Dicen que James dijo que el avión había sido alcanzado por japoneses y cayó. Contó también detalles sobre misiones, equipos utilizados por un avión tipo Corsair, sobre el portaaviones del cual partió (“Natoma”) y el nombre de alguien que voló con él (“Jack Larson”). Después de una investigación, Bruce descubrió que “Natoma” y Jack Larson eran reales. El “Bahía de Natoma” fue un pequeño portaaviones, utilizado en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial; y Larson estaba viviendo en Arkansas. A partir de entonces, develar esta historia se volvió una obsesión para Bruce, padre de James. Él comenzó a investigar por Internet, a consultar registros militares y a entrevistar hombres que sirvieron a bordo del “Bahía de Natoma”.
 
Su hijo dijo que había sido “abatido” en Iwo Jima. James también había señalado uno de sus diseños de la infancia con la inscripción “James 3.” Bruce luego descubrió que el único piloto de la escuadra muerto en Iwo Jima fue James M. Huston Jr y que su aeronave había recibido una ráfaga de balas en el motor. Tales informaciones fueron confirmadas por otro piloto, Ralph Clarbour, que hacía la retaguarda en aquella operación de guerra y que piloteaba al lado de James M. Huston Jr. durante una incursión al puerto de Iwo Jima, el 3 de marzo de 1945. Clarbour dice que él vio el avión del compañero ser alcanzado por el fuego antiaéreo. “Yo diría que él fue alcanzado en la cabeza, o bien en medio del motor”. 


Con tantas evidencias, los padres empezaron a creer que su hijo tuvo una vida pasada en que él era James M. Huston Jr. “Él regresó porque debe terminar alguna cosa, la cual desconocemos.” Pero, Paul Kurtz, Profesor de la Universidad Estatal de Nueva York en Búfalo, que dirige una organización que investiga alegatos paranormales, dice que los padres se “auto-engañaron”. “Ellos se fascinaron por lo misterioso y construyeron un cuento de hadas”. Con el pasar de los años, los recuerdos de James comenzaron a desvanecerse, pero su pasión por los aviones persiste.”Parece haber experimentado alguna cosa que yo no hallo que sea única, pero la forma como le fue revelado es bastante sorprendente”, observa Bruce.
 
A pesar de los escépticos, este ha sido considerado el caso más documentado de reencarnación ya estudiado y la historia es tan atractiva que se volcó en un libro: “La Vuelta” (Editora BestSeller, 320 pág.), escrito a seis manos por los padres de Bruce Leininger, Andrea Scoggin Leininger y por el romancista Ken Gross.
 
Tomado del Blog: Partida e Chegada
Traducción al español: Oscar Cervantes Velásquez
Centro de Estudios Espíritas Francisco de Asís
Santa Marta – Colombia 
Agosto 2013



1 comentario:

Anónimo dijo...

no faltan los que creen saberlo todo y apocan los relatos o esperiencias de los demas y esto es por que echan por tierra sus hipotesis

Reflexiones en torno de la eterna búsqueda de la felicidad.

Por: Oscar Cervantes Velásquez Centro de Estudios Espíritas Francisco de Asís Santa Marta - Colombia El hombre moderno, considerad...