miércoles, 6 de junio de 2018

MAGNETISMO PERSONAL DE JESÚS




Jesucristo a su paso por la Tierra, fue la demostración viva del magnetismo personal en su expresión divina. Su presencia era disputada por todos, las multitudes lo acompañaban siempre a los lugares que visitaba, animadas de sincera adoración; muchos le tocaban sus vestidos pues él emanaba una irradiación del más puro amor, de ahí, era posible la cura a muchos enfermos del cuerpo y del alma. Un clima de paz y de serenidad alcanzaba a cuantos buscaban su compañía. Lucas, en el Cap. 6:19, de su Evangelio, da testimonio de este hecho cuando comenta: “Toda la multitud procuraba tocarlo, porque salía de él una virtud que los curaba a todos”.

El hombre podrá batallar por la eclosión plana de sus potencialidades psíquicas, aprovechando la experiencia de los investigadores de la Tierra, pero no se debe olvidar de los ejemplos de Jesús, para alcanzar con armonía y equilibrio su progreso espiritual.

La razón del magnetismo irradiado por Jesús se fundamentaba en el amor que dedicaba a sus semejantes y, también, en las enseñanzas profundas que suministraba a través de su vivencia, de los consejos saludables y las recomendaciones valiosas, buscando impulsar a la criatura hacia Dios.

El magnetismo personal de Jesús hizo que la mujer que sufría de un flujo sanguíneo, hacia doce años, pensara que con sólo tocar su túnica podría quedar curada.

Ese mismo magnetismo hizo que el Centurión de Cafarnaúm juzgase que no era necesario que el Cristo fuera a su casa para curar a su siervo, bastando para ello, una orden a distancia.

María Magdalena, impresionada con el magnetismo personal de Jesús, lo buscó, y se transformó en su más asidua y dedicada seguidora.

Otro personaje que observó el gran magnetismo emanado por Cristo, aún sin conocerlo personalmente, fue Pablo de Tarso. Este Apóstol, pregonó a los humildes y a los potentados, a los plebeyos y a los nobles. Su presencia y la autoridad de sus palabras hicieron que él se destacase a los ojos de todos, como un gigante en el proceso de divulgación del cristianismo naciente.

En Allan Kardec encontramos otro ejemplo del misionero portador de gran magnetismo personal. Codificando una Doctrina nueva, en tiempo relativamente corto, se tornó en su mayor divulgador, atrayendo la atención de gran cantidad de personas de los más variadas estratos sociales.

En el mundo, las personas que intentan atraer a su semejante deben, sobretodo, saber amar.

Aquel que desea influencia legítima en la Tierra debe, primeramente, santificarse por influencia de los Cielos.

BIBLIOGRAFÍA
ü PADRE NUESTRO, lección 110 – Emmanuel
ü EVANGELIO DE  LUCAS

Tomado del libro Curso de mediúmnidad (primer año), de la Federación Espírita de Sao Paulo. 

Traducción al español: Oscar Cervantes Velásquez
Centro de Estudios Espíritas Francisco de Asís
Santa Marta - Colombia

No hay comentarios:

Reflexiones en torno de la eterna búsqueda de la felicidad.

Por: Oscar Cervantes Velásquez Centro de Estudios Espíritas Francisco de Asís Santa Marta - Colombia El hombre moderno, considerad...