miércoles, 31 de julio de 2013

Mensaje de Juana de Ángelis a los jóvenes

DIVALDO FRANCO: TEMA DEL MES DE JULIO/2013 EN EL PERIÓDICO "LA TARDE"

MENSAJE A LOS JÓVENES


¡Dios bendiga a la juventud!     

Los jóvenes son las primeras luces del amanecer del futuro.

...Preservarlos, en función de los elevados compromisos a que están destinados, constituye el impostergable desafío de la educación.

Crear condiciones apropiadas para su desenvolvimiento intelecto-moral y espiritual es el deber de la generación contemporánea, de modo que lleguen a disponer de recursos valiosos, tendientes al desempeño de los deberes para los cuales han renacido.

Los jóvenes de hoy son, por lo tanto, la sociedad de mañana; y, evidentemente, esta será portadora de los valores que se le propicien a partir de ahora, para la victoria de esos navegantes del porvenir.

En una sociedad permisiva y utilitaria como esta, prosperan los estímulos irresponsables a la lujuria, al consumismo, a la excentricidad.

Mientras que las aristas del placer se multiplican en todas partes, la austeridad moral se vuelve trivial, dependiendo de las situaciones y circunstancias reprochables que se le ofrecen como los objetivos que debe alcanzar.

A medida que la promiscuidad se convierte en la palabra de orden, los cuerpos jóvenes, ávidos de placer, se ahogan en el pantano del gozo, pues aún no disponen de la resistencia moral ni del discernimiento emocional.

Los desafíos a que se hallan expuestos los pervierten antes de que lleguen a la madurez psicológica para enfrentarlos, dando lugar en primer término a la contaminación morbosa, a la que sigue el lento desgaste de la existencia desperdiciada.

Todos los jóvenes anhelan un lugar al sol, a fin de alcanzar lo que suponen que es la felicidad.

Con informaciones equivocadas sobre lo que significa ser feliz -a veces por castraciones religiosas, familiares o sociológicas; y otras veces por excesivas libertades-, no saben elegir la conducta que puede proporcionarles la plenitud, y descienden a comportamientos lamentables…

En la fase juvenil, el organismo estalla de energía que deberá ser canalizada hacia el estudio, las disciplinas morales, la ejercitación del equilibrio, a fin de que se transforme en un vigor capaz de resistir todas las vicisitudes del proceso evolutivo.

No es fácil mantenerse joven y saludable dentro de un grupo social pervertido y carente de sentido o de objetivo dignificante…

No desistan los jóvenes de reivindicar sus derechos de ciudadanía, de reclamar la justicia social, de insistir por los recursos que la Vida les ha destinado.

Orientando el pensamiento hacia la armonía, pese a los desastres de diversa índole que ocurren continuamente, trabajar por la preservación de la paz, por el apoyo a los débiles y los oprimidos, a los hambrientos y los enfermos, a los niños y a las mujeres, a los ancianos y a los parias, como también a los excluidos de los círculos de la hipocresía, es un programa desafiante que aguarda una acción vigorosa.

Buscar la autenticidad y el sentido de la existencia constituye un aspecto fundamental de su compromiso de desenvolvimiento ético.

La juventud orgánica del ser humano, pese a que es la más prolongada del reino animal, es de breve curso, pues no tardan en esbozarse las características del adulto cuando sus efectos ya se hacen presentes.

Es verdad que este es un mundo de aflicciones morales, al que las generaciones pasadas estructuraron sobre guerras y privilegios para unos en detrimento de otros, cuando el idealismo ancestral cedió lugar al nihilismo aniquilador y al predominio de la fuerza del poder, como los ideales de vida para la humanidad.

Es hora de rehacer y de reparar.

El tiempo urge en el reloj de la evolución humana.

Al escribirle a Timoteo, su discípulo amado, el apóstol Pablo lo exhortaba a ser sobrio en todas las cosas, a que soportara los sufrimientos, a que cumpliera la función de evangelizador y desempeñara correctamente su ministerio. (1)

¡Juventud hermosa y soñadora!

Entre todo lo que contemples, aquello que tenga el aspecto de la corrupción, de la degradación, de la miseria, es la herencia maléfica de la insensatez y la crueldad.

Es necesario que te detengas en tu afán alucinado por los tóxicos de la ilusión, y que reflexiones, pues estos son tus días preparatorios, a fin de que no repitas más adelante aquello que ahora censuras ni lo que te permites en una fuga emocional, frustrando el indispensable enfrentamiento con el triunfo personal.

La alborada borda de colores la noche oscura, en la cual se ocultan el crimen y la sordidez.

Aporta luz desde ahora; no te comprometas con el mal, ni te asfixies con los vapores que embriagan los sentidos y degradan al ser.

¡Eres el amanecer!

Es indispensable disipar las sombras con la soberana luz del amor, y caminar con seguridad en dirección al día pleno.

No des lugar a que te corrompan los astutos triunfadores fugaces. Ellos ya han sido jóvenes y se enfermaron muy temprano, mientras que tú disfrutas del conocimiento saludable en correspondencia con la vida que mereces.

Indicando el camino a un joven rico que le había preguntado cómo conseguir el Reino de los Cielos, Jesús respondió con firmeza: ...Vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en los Cielos; luego, ven y sígueme... (2) comenzando el esfuerzo a partir de ahora.

No hay otra alternativa para seguir.

Entrega tus fuerzas al amor, y sigue al Maestro incomparable hoy, porque mañana posiblemente sea demasiado tarde.

Hoy es tu día.

¡Avanza!


Joanna de Ângelis
(1)  Segunda Epístola a Timoteo, 4:5.
(2)  Mateo, 19:21.
Notas de la autora espiritual


Página psicografiada por el médium Divaldo Pereira Franco, en la sesión mediúmnica de la noche del 22 de julio de 2013, en el Centro Espírita Camino de Redención, en Salvador, Bahía, cuando el Papa Francisco llegó a Brasil para iniciar la 28ª Jornada Mundial de la Juventud.
 


No hay comentarios:

Reflexiones en torno de la eterna búsqueda de la felicidad.

Por: Oscar Cervantes Velásquez Centro de Estudios Espíritas Francisco de Asís Santa Marta - Colombia El hombre moderno, considerad...